Subscribe Us


Nuestros Pastores

Pastor Luifer Mattos, Fundador y Presidente del Ministerio Apostólico Palabra de Gloria y Pastor General de la Iglesia Cristiana Palabra de Gloria, con sede principal en  Sabanalarga, Atlántico- Colombia.
Nació en Colombia en el municipio de Sabanalarga, departamento del Atlántico, el 25 de septiembre de 1989, y se convirtió al cristianismo a los 15 años de edad en la Iglesia Cristiana Santuario de Restauración.
Fue llamado por Dios al ministerio en el año 2017, realizando el primer servicio de oración y predicación en la sala de un apartamento, donde comenzaron a congregarse 5 personas, dando inicio a la Iglesia Cristiana Palabra de Gloria.
En el año 2019 dirigido por el Señor, inicio el proyecto de construcción de un templo para una capacidad de 300 personas.
Es profesional en Desarrollo de Sistemas de Información y realizó estudios teológicos en la Universidad del Atlántico en Cristología, Escatología Bíblica, Neumatología, Metodología de la Investigación Bíblica y Eclesiología.

  • Es Ministro del Evangelio, con reconocimiento y ordenación al sagrado ministerio Pastoral, por el Obispo Presidente de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Ekklesia.
  • Es miembro de la Asociación de Ministros del Atlántico- AMA, entidad que agremia a pastores y ministros de todo el Departamento del Atlántico.
  • Es fundador y presidente de Agua Viva Stereo 106.3 FM, emisora de radio con cobertura local en Sabanalarga y sus corregimientos.
  • Es fundador y Director de la Corporación Instituto Bíblico del Caribe, entidad educativa que capacita a lideres y ministros cristianos.
  • Es fundador y Presidente de la Fundación Esperanza para tu Porvenir, ong sin animo de lucro de ayuda social y humanitaria.
El Pastor Luifer Mattos se define a si mismo como un hombre que vive bajo la gracia de Dios; y se identifica con lo escrito por el Apóstol Pablo 1 Corintios 15:10: Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.