El Significado de la Cena del Señor

  1. Es un memorial: La celebración de la santa cena es una representación simbólica del sacrificio y muerte de Jesucristo, nuestro Salvador, por el pecado. El pan y el vino son recordatorios de la muerte de Jesús en la cruz. Cuando nosotros participamos en la Cena del Señor, cada uno come un pedazo de pan en memoria de Jesús. De la misma manera, cuando nosotros bebemos una cantidad pequeña de vino en la Cena del Señor, recordamos la sangre de Jesús que se derrama por nosotros, y que su sangre significó el nuevo pacto.
  2. Es una Comunión: La celebración de la santa cena es la comunión del cuerpo de Cristo, por lo tanto solo deben participar de ella los que, por el bautismo, son hechos miembros de su cuerpo, es decir la iglesia. La didache dice: Que nadie coma ni beba de esta eucaristía, sin haber sido antes bautizado en el nombre del Señor.” Y el Apóstol Pablo escribió: “Esa copa de bendición por la cual damos gracias, ¿no significa que entramos en comunión con la sangre de Cristo? Ese pan que partimos, ¿no significa que entramos en comunión con el cuerpo de Cristo?” (1ª Cor. 10:16)
  3. Es una proclamación: El Apóstol Pablo dijo: “Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga” (1ª Cor. 11:26). Cada vez que participamos de la cena del Señor estamos proclamando su segunda venida en gloria y majestad. Ya que el mismo Jesús dijo: “Les digo que no beberé de este fruto de la vid desde ahora en adelante, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el reino de mi Padre” (Mateo 26:29)
Por todo lo anterior debemos celebrar la Cena del Señor con dignidad, solemnidad y como un acto sagrado, que nos hace recordar, vivir y proclamar la obra de Jesucristo. Debemos acercarnos a tomarla si estamos en comunión con Dios y con una fe sincera.

Publicar un comentario

0 Comentarios